Translate

GRACIAS.- OS ESPERO EN MI NUEVO BLOG.-

Mi segunda novela "Héctor, el niño que supo decir "NO" ,Un nuevo libro de cuentos"Llueven sonrisas, ¿Vienes?y los poemarios "Los camaleones también lloran" y "Cálidos vientos" "Mundos de papel" ya en Amazon

Quedan abiertos Sonrisas de Camaleón, Los Cuentos de Noe , para los que queráis leer, son tantas las letras, los momentos y el sentir vertidos en estos casi 7 años en estos rincón.

Besos y sonrisas miles, Gracias sin sus lecturas no habrían existido mis letras.

Buscarme "Seresilencio" https://seresilencio.blogspot.com.es/

Una muy larga novela será creo lo próximo que llegará durante este obligado descanso, entre momentos que obvio dolores, con calma y quietud.

domingo, 29 de noviembre de 2015

Sueños de hoy........ Reseña para publicación.

Sueños de hoy, recuerdos de ayer para mis niños.- 2015

Soledad Luque Delgado
Profesora de la Fundación Ortega-Marañón y de la Universidad de Middlebury.

La lectura de Sueños de hoy, recuerdos de ayer para mis niños nos envuelve en una suave gasa de algodón azúcar que nos endulza los sentidos.

De nuevo, María José Luque Fernández, después de su primera obra publicada, Letras Enlazadas, Sonidos y Cadencia, nos brinda la oportunidad de disfrutar de una poesía llena de frescura, de versos de rima libre, casi prosados, que recuerdan la  prosa poética de Juan Ramón Jiménez en Platero y yo.

Esta obra, que se define como poemario infantil y juvenil, no excluye a los lectores adultos. Es más, hay poemas que a los que superamos los cuarenta nos transporta a nuestros juegos infantiles y a costumbres de cuando éramos niños, cuando la magia era la parte más real de nuestra vida. Esa parte, quizás más dedicada al público entrado en años, es donde aparece la presencia de la propia autora con la nostalgia de los recuerdos del ayer.


Podemos percibir en estas páginas una invisible línea temporal que une ese pasado nostálgico, con 
un presente lleno de alegría infantil junto a su hija Noelia en entrañables juegos, y que auguran para las dos un futuro compartido. Y ese trayecto vital aparece arropado bajo el manto de una delicada visión maternal.


Acompañan a los poemas de la autora los dibujos de tres jovencísimas artistas que son el complemento perfecto a este viaje al mundo de la más hermosa fantasía, lleno de la ternura que María José sabe como nadie regalarnos.



Gracias, por emplear tu tiempo en mis letras y por escribir esta reseña que me llena de emoción.

Ella, yo?

Blanco manto envuelve tu piel
serena mirada te acompaña
candil de luz que alumbra tu mañana.
Cada noche sales a su encuentro
y deleitas sus sentidos.
En la penumbra del bosque
entre las sombras dispersas,
las caricias se hacen nombre
retornan emociones.
Fluye la vida sin esperas
se diluye la presteza 
en que la vida envuelve momentos.
Marchas antes del alba
envuelta en su manto blanco
mientras él te observa entre las ramas
perderte en su locura
amante de la noche
Blanco manto de raso 
entre tus ojos se pierde.
Marijose.- 

Popurrí para Gloria Fuertes

Hace unos días fue el aniversario de la muerte de una gran poeta, en toda su extensión.

Mi gran pequeña poeta: Gloria Fuertes.

Son muchos sus poemas, yo los leo y los releo, imagino que algo se queda de su alegría y su niñez en mi alma, en mis letras, junto con Miguel Hernández, mis preferidos.

Por eso, tal vez, me animé a escribir poemas para mis niños, aunque ya de vez en cuando lo hacía.

Hoy releímos mi niña y yo algunos de los pequeños y de los grandes. 

Los buscamos en Youtube y entonces dijo: "Mama y si montamos un vídeo de un poema suyo, ¿quieres mama?"

Y a mama, que se le cae la baba, cuando la ve, pues que va a decir..... madre mía, con el lío que tengo yo ya.

Espero os guste este pequeño "Popurrí de Gloria Fuertes" para los pequeños.

Marijose y Noelia.

Reseña de un lector anónimo a mi poemario "Sueños de hoy"

Cayó en mis manos un buen día el poemario de la autora. Comencé, como quien no quiere la cosa, a hilvanar poemas consiguiendo las páginas que mi atención, originariamente dispersa, comenzara a disfrutar de las gráciles palabras y los juegos que me sugerían los versos.
En un versolibrismo que engarza plenamente con la poética whitmaniana y el uso libérrimo y acompasado de Lorca, en su Poeta en Nueva York, podría enmarcar esta pequeña gran obra que reseño en estos momentos. Sus versos no necesitan métrica ni anclaje rítmico para fluir ya, que son ellos mismos los que generan la cadencia que permite adentrarse en cada una de las frases y disfrutar con lo que María José Luque nos cuenta en su poemario.
De gran originalidad todos y cada uno de los poemas, no recurre la autora al tópico sencillo sino que, con su diestra y bien trenzada pluma, va desgranando su particular poética infantil. 
Altamente recomendable, no sólo para los pequeños, sino para los adultos. El presente poemario representa un maravilloso material para hacer más grata la lectura y podría, a mi juicio, utilizarse como guía de cuenta-cuentos con el consiguiente disfrute de niños y adultos.
Una pequeña joya, en suma. 

Gracias amigo.
Sobre el día 12 de Diciembre estará a la venta en Amazon.



La Princesa de mis sueños


Unos grandes jardines se divisaban desde allí , eran inmensos, realmente hermosos, la lastima era que pocas veces tuviésemos acceso a ellos los ciudadanos de esta a veces desagradable, contaminante, absurda gran urbe, aunque ello no quita que tuviera sus pequeños encantos por ahí escondidos en la capital pero muy bien ocultos como un valioso tesoro para evitar ciertos malos deseos.

Desde ellos,  se podían distinguir claramente esos lindos cisnes, esos pequeños peces que refrescaban su cuerpo, bañándose, jugando en las limpias aguas de nuestro querido río, en un tiempo sucias y contaminadas, ahora sin embargo daban un toque muy especial a este lugar tan céntrico.

Todo en ella era majestuoso, pero esta zona en particular era distinta del resto, si muy diferente.
El palacio sus jardines su río, el estadio, la iglesia, todo parecía haber sido diseñado de una forma muy especial, todo ello tenia exactamente eso un encanto muy especial.

Muchas tardes hubiese deseado dejar todo de lado  escapar a adonde allí a esos jardines, y permanecer entre sus paseos empedregados horas y horas, contemplar mi imagen en su fuente para poder ver claramente como era, como pensaba e imaginar  como desearía que fuese.

Cuantas veces me sentí paloma e imagine volar entre los arbustos, entre los sauces y cuantas veces desee ser  un pez para abrazar con mi cuerpo esos secretos. Palabras de amor, tristezas, alegrías, problemas que tantos habíamos intentado hacer naufragar en sus tranquilas aguas. Si tu pudieras hablar, ¿Qué que me dirías?

A veces allí sentada, mirando fijamente las torres del palacio imaginaba aquellas un preciado juguete,  con sus guardas y su príncipe de plomo e imaginba ser esa princesita feliz que bailaba alegre en esos grandes y alfombrados salones, que abría los balcones para poder divisar totalmente su ciudad, su pequeño y maravilloso reino. 

Nunca quería apagar las luces por que temía verlo desaparecer. No le gustaba estar sola y al vez por ellos fracaso, pero de pronto todo ese mundo mágico creado en mi imaginación desaparecía para sin saber como estar platicando con sus estatuas, a las que pedía consejo de las que recibía he de reconocerlo buenos consejos.

Ellos si son verdaderos sabios, años, cientos de años llevan allí emplazados, escuchando, viendo miles de cosas, con tantísimo tiempo para pensar y reflexionar. Ellos aunque de piedra saben y sienten mas que nosotros.

Pero aquel día no le hice caso y lo siento se que herí su orgullo, pero era algo tan horrible, no, no quería, aceptarlo y como el afirmo yo era esa princesita de juguete, en un reino de verdad, en una ciudad desorbitante,  en una sociedad  compuesta de hipocresía, envidia y desengaños. En un mundo inhumano.

Ese juguete se hizo añicos y la princesa que brevemente había bailado alegre, vivió  momentos felices pero efímeros, porque  era solo eso un juguete.

El palacio ese templo maravilloso que la protegía desapareció para no volver jamás. Y se quedo sola, hundida en un abismo sin fondo, en una soledad poco común

Solo con el tiempo se fue creando en torno suyo una coraza resistente una fría capa de hielo capaz de desafiar a ese mundo tan……..

Ya no se oía nada en el parque, la avenida estaba desierta, las farolas medio apagadas, solo la luna brillaba majestuosa en las alturas. Todo era calma y quietud. Solo el rumor del aire,  ligera brisa movía los sauces en rítmicos movimientos solo el rumor del agua al rozar su fría superficie desplegaba lejanos murmullos.

“La vida es la única maestra de la vida”

Era como un bello cantar,  mágicas notas que en las frías noches del invierto ese pequeño coro de bailen recitaba sin cesar. Era una hermosa canción que decía mucha verdad.
Las tinieblas, la soledad y la tristeza de la noche lo cubrieron todo pero algo en lo más profundo del paseo, principal seguía brillando con fuerza, hacia grandes intentos  de seguir emitiendo esa luz con la misma intensidad, sin parpadear, fija allí, sin temer ni la noche, ni al frío, ni a la soledad, nada, era solo un deseo.

“El deseo de vivir”

Algo sonó a mis espaldas, me volví rápidamente y encontré una rama partida sobre mis manos, algo, me dije anda mal. Cogí mi linterna y busque, pero nada encontré.

Después pasados cinco segundos, oí algo como llamada de auxilio, una llamada tímida y vergonzosa, como un grito de desahogo que no quería,  salir a la superficie.

Pero por fin salió y fue horrible y como las palabras son aire y se las lleva el aire.

El viento hizo lo demás.

Ese grito  ¿Qué era?

"Mi amor"

Marijose Luque.- 
Fotografía de la red

Momentos.- Dialogos de luna llena.........

Hola amiga, buenas noches, que bien que pude llegar.
Entre los visillos, te vi, y deje a medias esa traducción, que me esta costando un poco hoy, algún día lo mandaré al carajo, si, todo, y saldré de paseo, a tomar el fresco y a deleitarme un poco más con tu presencia.

Esas intimidades nuestras que compartimos ocasionalmente.....  estás relinda, no te lo he dicho ¿Verdad? Seguro que algún enamorado sí.

No te pasa como a mi, las ojeras y los años marcan una piel gastada, cuya mirada apenas brilla.

Me embelesa contemplarte, transmites esa calma que no encuentro en mi interior. Abrí la ventana para observarte mejor.
Desde aquí, no veo tus manchas, ni tus mares, sólo tu blanco satén que te envuelve entre brillos y te viste de hermosura.
El frío me devuelve a la cruda realidad, debo terminar mi trabajo, si mañana quiero disfrutar de ella, mi niña.

Mira, que casualidad, hoy mi camisón es también de raso blanco, tal vez te reflejas en mi.

Hoy no vi a tu alma gemela el sol, estuve muy ocupada, estos tiempos, hacen que la vida que llevamos sea un poco escasa de "Momentos".

Gaste mis tiempos en rutinas, de esas que a veces, son necesarias, las que calman el tic tac del cerebro, mientras la vida pasa.

Entre ollas en la cocina,  burbujeaba la carne mientras chisporroteaban la salsas y el plato se vestía de rojo intenso, saladito con orégano y cebollita,  como a mi me gusta.

En el Jardín retornaba la algarabía, colores por doquier de la ropa de niños y grandes que en un ajetreo inmenso la lavadora no dejaba de escupir.

Sonaba en la cadena de música aquel grupo que hace tanto no escuchaba y que acompañaba el trastabilleo de los cubiertos al vaciar el lavavajillas.

Noelía se relamía con los restos de las tortitas, aún en la encimera de la cocina que vestí de azul ¿Sabes? Hoy nos dimos un capricho en el desayuno.  No se por qué me gustaba tanto este color que ahora creo aborrecer.

Mimamos a los abuelos con algunas sonrisas, compartimos momentos de comida y tertulia, de esa que alegra un poco el alma, mientras el tic tac continua silente, y puedes permitir momentos en que las miradas son sinceras y la conversación tranquila.

Acompañamos a la tata, en su silencio durmiente que pesa en el eco del vacío, tanto o más que el de aquel ser, cuyo amor sólo tu y yo conocemos.

Deberes, estudio completan esos ratos libres tan ocupados.

La televisión no forma parte de nuestras rutinas, corta merienda, café y risas, envuelven la sesión de baile que improvisamos junto a amigas,

El tiempo cuando se aprovecha da para mucho. Entre medias se plancha y se guarda la ropa, explosionan las palomitas en el microondas.

Pizzas, hoy cambiamos la rutina, el viernes pasó a ser sábado y una gran pizza ocupo la mesa. Hoy a la invitada no le gustan nuestras pizzas extravagantes, a veces inventadas, mezclas de colores y sabores, así que, a través de las ondas, mágico aire que transmite sonidos, hicimos nuestro encargo: Cuatro quesos, jamón y queso, y restos para una madre.. je,je.. hoy no había mucha gula.

Me mira de arriba abajo, el muchacho, cuando hablo la puerta, se sonríe y me dice, "Que lindo color de ojos tiene". Escucho risas y alboroto, me miran las niñas y se ríen.... je,je.. que tontería.....
mama en camisón y descalza, ¿Cómo abres así la puerta?

Ayy!! el tic tac del cerebro, aún anda en sosiego. Mientras cenan yo recogo y preparo mi trabajo. La noche sera larga e intensa, y pocas ganas me quedan.

Comento entre medias en google, pongo mi música al aire, y las niñas marchan al cuarto.

Casi son las doce cuando puedo verte, pero antes, quiero darme una ducha. El cansancio llama a la puerta y el tiempo aunque es efímero, a veces, parece eterno.

Mientras el agua recorre mi cuerpo, caricias suaves, te siento, y entonces el tic tac recobra momentos, martilleando mi cerebro. Decido obviarte más te deseo, mientras mis dedos buscan el punto del deseo y entre limón y jazmín, la espuma acaricia mi piel deleitando tu silencio.

Blanca piel que ya no te espera, sabe perdidos momentos, encumbrando en rutinas, enterrados en suspiros, sólo momentos, dispersos quedan para el olvido en alguna hoquedad del tiempo, mientras a tu vera queda sólo un recuerdo.

Gotas que se funden con otras gotas, lágrimas que a veces fluyen y visten mi piel, saben a sal como el sudor de tu piel, ese que nunca pude lamer ni oler, el de tu cabello que se quedo enredado entre mis dedos, invisible al resto de los mortales.

Una sonrisa, por qué se que aunque me reniegas como Judas hizo con Jesús, me miras y me buscas y no temas tus sonrisas y tus consejos siempre quedan, pero al añorar el eco de tu voz al otro lado del auricular y tus letras en la pantalla de mi celular,  como no llorar, aunque el alma sonría y la mirada se disperse.  Humana soy, piel y corazón.

Ellas hace rato que duermen, ahora es mi momento, mientras te cuento mi día, pero y tú dime......
¿Como ves el mundo desde allá arriba?
¿Que piensas de mi-la vida?

Sólo una cosa más, amiga, se que tu viaje en la noche es largo, y muchos los que buscan momentos....

¿Él esta bien? Sólo quiero saber eso.......

Otro día te veo amiga, espero tener más tiempo y menos trabajo.
Tal vez unas risas y esa copa que nunca tomamos, un paseo de la mano por el Madrid que soñamos conocer juntos.

Letras y fotografía de Marijose Luque.- A través de la ventana.











Poemario "Sueños de Hoy" a la venta en Amazon. Donde volver a ser pequeños

Poemario.- Añoranza.....